Aviso para navegantes

Por si algún valiente o curioso aterriza por el blog esta tarde, os informo de que a tenor de los “sucesos” del pasado viernes (bonito eufemismo, eh?),  el examen lo haremos mañana (aceptado por la mañana o aceptado por la tarde ) según haya acordado la mayoría, o en “todo caso” y dado que fue por causa mayor, el miércoles “POR LA TARDE”.

Exámenes de recuperación de la tercera evaluación. Dos opciones.

– viernes (of course, por la mañana… ). Medida de urgencia que no me agrada mucho porque recorta una hora de clase que los compañeros que se presentan al selectivo necesitan.

– o bien, el lunes próximo por la tarde. Esta es la opción que yo defiendo.

Bien, ¡ya me contáis!  Si mañana por la mañana no hacemos el examen, que es lo que me imagino, hay clase normal, seguimos terminando el temario…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

2º BAT: Transición democrática y Constitución de1978

 

la-transicion-espanola-y-la-constitucion-de-1978

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

2ºBAT:Contenidos por evaluación

Contenidos para las recuperaciones, recordad que se ajustan a lo que se ha evaluado en cada evaluación, es decir, que aunque el tema se hubiera explicado y os hubiérais examinado antes de la evaluación, si la nota no se tuvo en cuenta entonces y se reservó para la evaluación siguiente, el tema corresponde a la siguiente evaluación… (qué trabalenguas..)

1ª Evaluación

Crisis del  Antiguo Régimen.

Guerra de la independencia y Cortes de Cádiz.

El restablecimiento del absolutismo: Fernando VII

2ª Evaluación

La construcción del Estado liberal: Isabel II y el Sexenio Democrático

Transformaciones económicas y sociales durante el siglo XIX

3ª Evaluación

Restauración Española

Dictadura y Guerra Civil

Democracia y Transición

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

2º BATX: Franquismo

 

(En cada apartado encontrarás las diapositivas y textos que hemos ido y vamos viendo en clase)

Textos de contenido económico

Textos de contenido social

 

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Uncategorized

1ºBATX: Revolución Rusa – Líderes

Doc.1.

“El camarada Stalin, desde que llegó a secretario general, ha concentrado en sus manos un inmenso poder, y no estoy seguro de que siempre sepa utilizarlo con prudencia.(…) Stalin es demasiado brutal, y este defecto, tolerante en las relaciones entre comunistas, es inadmisible en el puesto de secretario general. También propongo a los camaradas en la forma de desplazar a Stalin y de nombrar en ese puesto un hombre que presentara, desde ese punto de vista, la ventaja de ser más tolerante, más leal, más educado, más atento hacia los camaradas, menos caprichoso, etc.”

Lenin: Cartas de 23 al 26 de diciembre de 1922, dirigidas al XIII Congreso del PCUS.

Doc.2

Doc.3.

Lenin y Trotsky en 1919 celebrando el segundo aniversario de la Revolución Rusa

La misma imagen manipulada años después. Desaparece la figura de Trotsky al convertirse en personaje non grato

Doc.4.

“Entre 1936 y 1939 una ola de terror denominada la Gran Purga sacudió toda la Unión Soviética. Juicios públicos a antiguos héroes de la Revolución y la guerra civil, bolcheviques confesando ante sus jueces y centenares de miles de personas enviadas a Siberia. En la Gran Purga, militares del partido, miembros del Ejército y ciudadanos soviéticos fueron acusados de trotskistas y ejecutados o enviados a Siberia indiscriminadamente. Incluso exiliados políticos, como el revolucionario húngaro Béla Kun fueron eliminados. En 1937, más de diecisiete millones de personas fueron transportadas a campos de trabajo, mientras que, en 1939, un millón fueron fusiladas. A pesar de la intensidad de estas purgas, el régimen estalinista continuó usando el terror como base de su control político y social, persiguiendo a los cosacos durante la Segunda Guerra Mundial o reproduciendo el mismo sistema de persecución en los Estados satélites de la Unión Soviética…

… En 1952… el médico personal de Stalin.. le diagnosticó una servera hipertensión y le aconsejó dejar de trabajar temporalmente. Stalin lo despidió y lo acusó junto a nueve medicos más, de conspirar para acortar la vida de miembros públicos del Partido. Cuando el denominado “complot de los doctores” salió a la luz, se desató una nueva purga. Dado que seis de ellos eran judíos, Stalin ordenó la persecución pública del pueblo judio. Conocía el antisemitismo de la población rusa, y dejó para la posteridad una contundente sentencia: “Una sola muerte es consecuencia de un incidente, pero la muerte de un millón de personas es un tema de estadísticas”.

Josep Palau Orta, Clío, 2003

Actividades

1. Clasifica los documentos (tipo de texto y fuente). Justifica tu respuesta adecuadamente.

2. Extrae las ideas principales de cada documento.

3. Analiza las relaciones que se establecieron entre estas tres figuras carismáticas, líderes de la Revolución Rusa: Stalin, Trotksy y Stalin.

4. Busca información sobre las purgas de Stalin.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

2º BATX: Consecuencias de la Guerra Civil: exiliados y campos de concentración nazis

Algunas notas sobre exiliados españoles que terminaron en campos de concentración alemanes:

En agosto de 1940 llegaron al campo de concentración, en vagones de carga, 470 presos españoles, primera tanda de los 7.300 inscritos en el campo hasta 1945. Estos españoles procedían de la Francia ocupada, concretamente del campo de Les Alliers (Angulema) y pertenecían a la expedición conocida como Convoy de los 927.Formaban parte del medio millón de republicanos que cruzaron la frontera en los últimos meses de la guerra civil, tras la caída de Cataluña. En Francia, fueron internados en campos de concentración distribuidos por el sur de país: el Campo de Argelès-sur-Mer, el Campo de Le Vernet d’Ariège, Barcarès y Septfonds. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos fueron enviados al frente con uniforme francés —en las filas de la Legión Extranjera o en escuadrones de choque—, o integrados en Compañías de Trabajadores Extranjeros. La mayor parte de éstos acabaron capturados por los alemanes en los primeros momentos de la invasión de Francia (mayo–junio de 1940). Tras un paso por los campos de prisioneros de guerra (Stalags) fueron enviados a Mauthausen, donde integraron el grueso del contingente español.

Requerido por las autoridades alemanas para determinar el destino de los prisioneros, el Gobierno de Francisco Franco replicó que no existían españoles allende las fronteras; de ahí que los republicanos de Mauthausen llevaran el triángulo azul de los apátridas, con una S —de Spanier— en el centro.

En una segunda fase (después de 1943) los republicanos españoles que llegaban a Mauthausen eran personas detenidas por su actividad en la resistencia francesa. En total, alrededor de 35.000 españoles participaron en la guerra mundial junto a los aliados: cerca de 10.000 acabaron en los campos de concentración alemanes.

Mauthausen pronto comenzó a ser conocido entre los deportados como «El campo de los españoles». Aunque los primeros barracones se remontan a 1938, fueron albañiles españoles quienes construyeron Mauthausen. De ahí que un superviviente francés haya llegado a afirmar que «cada piedra de Mauthausen representa la vida de un español». La mayoría de los españoles llegó al campo a partir del Armisticio francés, entre la segunda mitad de 1940 y el año 1941. Muchos fallecieron entre 1941 y 1942; por ejemplo, en septiembre y octubre de 1941 una gran parte de los muertos de Gusen —un Kommando o campo auxiliar destinado al exterminio de los presos más débiles— fueron españoles.

El eje de la vida en Mauthausen era la cantera de granito, en la cual trabajaban los prisioneros hasta su muerte por extenuación. Una escalera de 186 peldaños separaba la cantera de los barracones. Los deportados debían subirla diez o doce veces por día, cargados con grandes piedras a la espalda, mientras los kapos —prisioneros que ejercían como capataces— les empujaban, zancadilleaban y golpeaban con bastones. Cuando falleció el primer español, el 26 de agosto de 1940, sus compatriotas, ante la sorpresa de los verdugos, guardaron un minuto de silencio, situación que se repetiría en numerosas ocasiones. Con el paso del tiempo, algunos españoles pasaron a desempeñar trabajos especializados: albañiles, peluqueros, administrativos, sastres, intérpretes o fotógrafos, pues tenían más posibilidades de sobrevivir que los trabajadores de la cantera. También podían acceder a más información y disponer de más autonomía para sostener la organización clandestina republicana que funcionaba desde mediados de 1941.

La labor de la organización española fue crucial, porque cuando en 1942 comenzaron a llegar deportados procedentes de la resistencia francesa y del frente ruso, los españoles eran los veteranos del campo, expertos estrategas en la lucha por la supervivencia, dispuestos a transmitir sus conocimientos a los recién llegados. Por otra parte, al desempeñar diversas actividades en la gestión de Mauthausen, podían ayudar a otros prisioneros. Los españoles que cuidaban la sala de duchas —por poner uno entre otros muchos ejemplos— salvaron la vida a más de un compañero cuando los nazis llevaron a cabo allí ejecuciones masivas mediante la inmersión de grupos de prisioneros durante horas y horas en naves repletas de agua helada hasta la altura de la cintura. La organización clandestina española, además, repartía medicinas robadas de la enfermería y redistribuía la escasa comida que llegaba a los presos, con el fin de asignar más alimentos a los débiles y enfermos.

Sin embargo, el recuerdo más vivo en la memoria de los supervivientes de otros países, sobre todo de los franceses, al hablar del Campo de Mauthausen, es la fe española en la derrota del nazismo, incluso en los peores momentos de la guerra. Quizá porque los republicanos españoles llevaban luchando contra la Alemania nazi y sus socios desde el inicio de la Guerra Civil Española, en 1936. «Una victoria más», explicó en una ocasión un superviviente francés, era la frase que pronunciaban los presos españoles cada vez que llegaban al último de los 186 peldaños de la escalera de la cantera. Convencidos de la victoria aliada, los republicanos decidieron conservar pruebas de la barbarie, para el posterior juicio a los verdugos. Así, por ejemplo, Francisco Boix, fotógrafo del campo, hizo copia de todas las fotos que pasaron por sus manos y logró esconderlas hasta el final de la guerra. Gracias a ellas, Boix pudo probar durante los juicios de Núremberg la presencia de los jerarcas Albert Speer y Ernst Kaltenbrunner en Mauthausen y demoler así su alegato de que desconocían los campos de exterminio.

Cuando el Ejército norteamericano entró en Mauthausen, el 5 de mayo de 1945, banderas republicanas habían sustituido a las banderas nazis y la puerta del campo estaba cubierta por una gran pancarta en la que se podía leer: «Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras». La liberación del campo, sin embargo, no significó para los republicanos el final de la guerra comenzada en 1936. Muchos no pudieron volver a la España del franquismo, aliada ideológica de los nazis que habían combatido en Mauthausen, y habrían de encontrar asilo en otros países, sobre todo en Francia.

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tal día como hoy: 14 de abril

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized